Enaex cuenta con una política financiera conservadora que le ha permitido mantener una sólida posición financiera.

En relación a los grandes proyectos de inversión, la política de la Compañía considera una estructura de financiamiento mixta, que incluye fuentes externas a través de bancos locales y extranjeros, fondos de generación propia y aportes de capital. De esta manera se busca mantener una estructura de deuda de mediano plazo conservadora y holgados covenants financieros.

Las inversiones menores que realiza la Compañía están orientadas tanto a sustentar el crecimiento como a asegurar la reposición normal de activos operacionales, modernizaciones y nuevas instalaciones para ampliar y mejorar la capacidad productiva, las cuales son financiadas generalmente con los flujos operacionales generados por la Compañía.

Las necesidades de capital de trabajo son generalmente cubiertas a través de deuda bancaria de corto plazo, y se relacionan principalmente con las compras de amoníaco, principal materia prima de la Compañía. Cabe destacar que los niveles de deuda para este tipo de financiamiento pueden variar durante el año, explicados principalmente por la fluctuación de los precios internacionales del amoníaco y eficiencias en el proceso productivo.

Dada la importancia que Enaex le entrega a la administración eficiente de los recursos financieros y a generar estrategias para enfrentar los impactos de la volatilidad en los mercados cambiarios, la Compañía mantiene un estricto foco en el control de sus inversiones, flujos de caja, capital de trabajo y mantención de la clasificación accionaria y crediticia, entre otros.