03 de mayo de 2018

Robominer® y Mine-iTruck®: Cuatro claves para la Innovación

Conversamos con Miguel Ángel Peña, Vicepresidente de Innovación y Startups de Enaex, y con parte del equipo responsable de RoboMiner® y Mine-iTruck®, para conocer un poco más de cómo fue el proceso de desarrollo de estas soluciones innovadoras para la minería.

La innovación fue la protagonista de la última versión de Expomin, feria en la que no sólo mostramos nuestras soluciones telecomandadas Robominer® y Mine-iTruck®. También realizamos una interesante charla junto a nuestros socios estratégicos en temas de robótica, en la que compartimos nuestra visión e inspiración para el desarrollo de estas soluciones y resaltamos la importancia de la innovación para la industria minera.

La introducción de equipos como el Robominer® y el Mine-iTruck® son sólo el comienzo de una nueva forma de ver y enfrentar la minería. Este nuevo concepto es, por ahora, una solución de nicho, pero cuyo desarrollo avanza con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas a través de la tecnología, resguardando la seguridad de los trabajadores a la vez que hace viable la explotación de zonas y recursos que hoy no son accesibles, explica Miguel Ángel Peña, vicepresidente de Innovación y Startups de Enaex.

“Lo que tenemos hoy va a prestar una solución concreta a una problemática, que son las zonas de riesgo y los desafíos ambientales”, comenta. Para lograrlo, fue necesario un trabajo de años, en el que cuatro elementos resultaron fundamentales para lograr el éxito.

El cliente en el centro

Lo que se vio en Expomin es el resultado de años de investigación, que partieron con un planteamiento fundamental: la necesidad de ser una empresa centrada en el cliente. “El cliente te dice ‘yo tengo este problema’, entonces empiezas a analizar cuál es la magnitud de ese problema y cómo se puede solucionar ese problema”, dice Miguel Ángel.

¿Y cuál fue el desafío planteado? Cómo poder operar en zonas de la mina que presentan condiciones de riesgo con seguridad. “Hoy todos nuestros clientes quieren sacar a los trabajadores de las zonas de riesgo, y a la vez quieren generar más recursos y muchos de esos recursos están en zonas que no está permitido explotar por la autoridad, porque genera un riesgo para la vida humana”, señala.

“Y en ese proceso de escuchar al cliente, pasamos a otra etapa, que fue la de preguntarse cómo agregamos más valor, cómo resolvemos sus problemas mejor y más rápido. Ahí partió la innovación”, recuerda Miguel Ángel. Así surgieron las soluciones teleoperadas.

“Lo que queremos con estas soluciones es poner a las personas en una posición más elevada en cuanto a la toma de decisiones, y reemplazar aquellas tareas que sean de mucho peligro, de manera que las puedan realizar a través de equipos”, complementa Marco Ruiz, project manager de la solución de telecomando de Enaex. “Eso va muy en línea con lo que quiere Enaex, que es aportar en la calidad de vida de las personas”.

Visión desafiante

“Esto es super relevante, porque tener una meta, un sueño desafiante es lo que hace que las cosas pasen”, enfatiza Miguel Ángel, quien señala que cuando las metas son poco motivadoras, la gente no se suma a los proyectos.

“Esta meta era desafiante para nosotros, todo el grupo Enaex está detrás de este propósito. Y también para nuestros socios estratégicos. Estamos hablando de SRI International, que compite con todos los centros de investigación; estamos hablando de ASI Robots, que compite en todo lo que es vehículos autónomos. Ellos vieron que el sueño que nosotros poníamos frente a ellos era sumamente desafiante y muy relevante para la compañía”.

“Enaex tenía esta gran visión, este desafío que habían identificado y nos dijeron, tenemos que encontrar una manera de sacar a los operadores humanos que proveen servicios de fragmentación de roca de zonas peligrosas”, cuenta Zak Weiler, Business Development Manager de SRI International.

“Este es definitivamente uno de los proyectos más interesantes que estamos llevando a cabo hoy en día, y a nivel comercial es nuestro proyecto más grande en estos momentos, y estoy muy entusiasmado de verlo seguir adelante”, agrega.

Soluciones colaborativas

“Robominer® y Mine-iTruck® forman parte de un sistema integrado; por lo tanto, lo más relevante es que pueden conversar el uno con el otro”, destaca Miguel Ángel. “Tienen que conversar para poder posicionar bien todos los elementos de fragmentación en un pozo, igual como lo harían un chofer de camión y un ayudante de piso, en el caso tradicional. Tienen que mirarse y dialogar. Robominer® y Mine-iTruck® van a dialogar, con información que le da uno al otro, con posicionamiento, y eso es un tremendo activo”.

La integración entre equipos es clave. “Un equipo que no sepa interactuar en una flota, por muy bueno que sea, no sirve”. Esto, porque la proyección a futuro es que los equipos de Enaex se van a desempeñar en un ecosistema de equipos telecomandados que integrarán funciones de todo tipo, incluyendo perforación, palas y fragmentación de roca, entre otros. “Lo que estamos haciendo hoy es visualizar ese proceso complejo, de manera de poder hacer equipos que sean compatibles con ese tipo de operación”, añade Marco Ruiz.

“El desafío hoy es ser capaces de tener a varios vehículos trabajando juntos de manera de completar una tarea específica y siendo manejados desde una oficina de administración ubicada en otro lugar. Eso es lo que estamos tratando de conseguir con el Mine-iTruck®”, complementa Cory Rowe, product manager de ASI Robots, socios estratégicos en el desarrollo del Mine-iTruck®

Integrar tecnologías

“Lo que estamos haciendo desde hace bastante tiempo es explorar la necesidad, para luego ver qué es lo que existe en el mercado en cuanto a tecnologías, y una vez que conocemos las tecnologías y las juntamos con la necesidad, encontrar la solución”, explica Miguel Ángel. En este caso además de los socios internacionales hemos trabajado con una empresa prima del grupo SK que ha sido clave en el proceso de integración, esta empresa es Godelius.

De esta manera, se han integrado a distintos socios estratégicos que, si bien no se especializan propiamente tal en minería, sí tenían oportunidades tecnológicas que podrían ser implementadas en el proyecto de Enaex.

“Identificamos todas las piezas que necesitábamos para armar el puzzle. Ese es un rol super importante que tenemos nosotros, como integradores de esta tecnología, ya que somos nosotros los que tenemos el know-how de la fragmentación de roca”, indica Marco.

A través de este rol integrador, se logra incorporar tecnologías que, originalmente, no fueron creadas para la minería, pero que sin lugar a dudas responden a sus nuevas necesidades. Algo que se puede apreciar con claridad en el caso del Robominer®.

“La destreza manual y los movimientos finos es uno de los desafíos tecnológicos que hoy están de manera transversal en todos lados. Nosotros invertimos un buen tiempo en volcar el know-how de nuestros operadores en el equipo de desarrollo del robot, para que pudieran entender cómo es la mecánica del movimiento al manipular los elementos”, cuenta Marco. “Hacer paquetes de funciones y automatizarlas es una de las cosas que estamos logrando con este equipo”.

“Lo que es más fascinante y muy único del sistema del Robominer® es que es capaz de realizar una manipulación con gran destreza de forma telecomandada”, complementa Zak. “La operación de tomar un cable para preparar una detonación requiere mucha destreza, y es difícil de realizar incluso para un humano; entonces, el tener un sistema robótico que sea capaz de hacer eso ha sido un desafío en el que hemos logrado un gran avance y estamos muy orgullosos de lo que hemos logrado juntos”.