Pulso-142
12 de abril de 2016

“Este año se ve difícil. En términos de venta será plano, sin grandes crecimientos”

JUAN ANDRÉS ERRÁZURIZ, GERENTE GENERAL ENAEX, EN ENTREVISTA EN PULSO.

Entrevista de Constanza Valenzuela

Soluciones innovadoras para tiempos difíciles. A esto apunta la filial del Grupo Sigdo Koppers, Enaex, para hacer frente a la caída en la actividad minera en Chile, principal destino de los explosivos que producen.

El año pasado, la minería a nivel nacional y en la región vio postergar importantes proyectos producto de los precios actuales de los commodities. En el caso de Chile, el 2015 cerró con una producción de 5,76 millones de toneladas manteniéndose casi inalterada respecto al 2014 -aumentando en tan solo un 0,1%-, y para 2016 se estima una producción similar. Por ello, el gerente general de Enaex, Juan Andrés Errázuriz ve un 2016 “desafiante” y con un crecimiento de las ventas plano, pero con oportunidades para entregar nuevas soluciones y así contribuir a una mejora en la actividad de sus clientes y de paso proteger sus márgenes.

Asimismo, y a diferencia de otros proveedores, la firma de explosivos Enaex decidió actuar de manera contra cíclica con la adquisición del 66,7% de la propiedad de Britanite, la mayor firma brasileña de explosivos -lo que dejó a Enaex con el 100% de su propiedad-, y la compra del 91% del grupo francés Davey Bickford. Sin embargo, dicho modelo no se replicaría este año.

“Hoy día estamos en una etapa más de consolidar que de crecer en términos de nuevas geografía. Es importante para nosotros consolidarnos en Perú, Colombia y crecer algo en algunos segmentos de mercado en Brasil, un mercado que está difícil”, indica.

¿Cómo ve el mercado de los explosivo? Considerando la baja de la actividad minera producto de la caída en los precios de los commodities…

—Para todos los proveedores el mercado está plano, está un poco caído con respecto a años anterior debido a que hay operaciones más chicas que han parado o disminuido sus operaciones. Entonces, está plano y desafiante porque todos los clientes mineros, como tienen sus márgenes más apretados, están demandado a los proveedores además de mejores precios, ayudarlos en temas de productividad y en eso estamos trabajando principalmente.

Como proveedores de la minería, ¿han tenido que renegociar sus contratos?

—Por supuesto, todos los proveedores hemos tenido que revisar nuestros precios, pero más que nada hemos buscado oportunidades para mejorar la productividad sin necesariamente tener que bajar los márgenes, entonces hay oportunidades de hacer más eficientes las operaciones mineras usando soluciones más desarrolladas, más sofisticadas, y en función de eso mejorar la productividad de la minería sin que se afecte mucho el negocio del proveedor, y en eso estamos enfocados.

¿Cómo analizan 2015?

—Las cifras del año pasado fueron buenas, ahora, también fueron influenciadas por la adquisición de dos empresas importantes, una en Brasil y otra en Francia. Este año se ve difícil, no podemos comentar proyecciones de resultados pero en términos de venta se ve plano, no se ven grandes crecimientos.

¿Ven sinergías entre las nuevas adquisiciones y Enaex?

—Sí, desarrollamos un plan de sinergías para capturar los resultados, y estamos en un proceso de análisis y empezando a implementar algunas sinergías puntuales que tenemos, en términos de mejoras de prácticas operacionales, de algunos productos que fabricamos en Chile y podemos llevar a Brasil, o viceversa, pero es un proceso largo. Las integraciones son procesos largos porque hay que buscar que las culturas sean comunes, que la forma de trabajar sea común y eso demora dos o tres años.

¿Han cuantificado las sinergías?

—Por supuesto, pero no las podemos adelantar.

A principios de 2015 comentó que uno de los objetivos de crecimiento, además de Brasil, era Colombia, ¿cómo han avanzado en este objetivo?

—Bien, en Colombia tenemos una operación hace tiempo, es un mercado muy especial porque como existía terrorismo casi todo el mercado de explosivo está controlado por una entidad estatal llamada Indumin y tenemos un acuerdo con ellos de hace dos o tres años, y ahora estamos perfeccionando ese acuerdo para que éste empiece a rendir fruto, y también hemos empezado con algunos clientes pequeños a entregarles servicios de forma directa. Diría que Colombia este año está empezando a crecer.

¿Y tienen nuevos objetivos de crecimiento?

—Hoy día estamos en una etapa más de consolidar que de crecer en términos de nuevas geografía, para nosotros es importante consolidarnos en Perú, Colombia y crecer algo en algunos segmentos de mercado en Brasil, un mercado que está difícil. En Brasil no somos tan grandes en minería, entonces ahí tenemos una oportunidad de crecer.

¿Específicamente en qué área en Brasil?

—En minería, la compañía es muy fuente en obras civiles y canteras, pero no tan fuerte en minería y ahí tenemos mucha experiencia, entonces queremos aprovechar la sinergía y nuestro conocimiento para potenciar la minería.

El año 2015 se habló que un producto de la empresa peruana Exsa, perteneciente al grupo Brescia, podría desplazarlos del mercado en dicho país, ¿esto se ha producido?

—Es un producto que sacó una empresa proveedora pero que es un reemplazo para aplicaciones muy puntuales y la verdad es que en las condiciones actuales no es muy competitivos, es de baja calidad.

En el ámbito nacional, ¿cómo están viendo la competencia en el mercado de los explosivos?

—Diría que el mercado chileno es súper atractivo en todos los sectores, y efectivamente vemos una competencia que está interesada por los actores existentes que les interesa perforar o crecer, y también hay actores que están mirando el mercado. Ahora, es un proceso largo porque tiene que tener capacidad de instalación, personas, equipos, no es un proceso de tan corto plazo.

Y a nivel más macro, ¿cómo analizan desde la empresa la situación de la economía nacional y las reformas implementadas por el Gobierno?

—Particularmente en el sector de la minería todos los expertos dicen que vamos a tener dos, tres o cuatro años con la inversión apretada, con precios difíciles, y nos estamos preparando para ese escenario, un escenario en que vamos a tener que ser más activos en hacer innovaciones para generar productividad hacia nuestros clientes. Y en términos de las reformas también afectan el despegue de la economía.